27 abril 2006

RITUALES INSERVIBLES

Cuando era pequeña y me sentía desbordada por determinadas situaciones, solía introducir pequeños o grandes cambios en mi vida, según la magnitud del problema. A veces cambiaba los muebles de mi cuarto de sitio, en otras ocasiones era la ropa la que movía de un armario a otro para después colocarla según me diera. También optaba por cortarme el pelo, por irme de compras, por cambiar todos los utensilios de papelería que llevaba a clase... Aquellos rituales eran absurdos, pero me hacían sentir que era una persona nueva, dispuesta a enfrentarme a todo aquello que aconteciera.

En estos últimos años, mis rituales se han reducido a atiborrarme de dulces o a irme de compras. Lamentablemente no son tan útiles como los de antaño, ya que al final o acabo en cama con un impresionante dolor de barriga o termino en la tienda devolviendo todas las porquerías que me he comprado. Pero dado que mis muebles están ahora hechos a medida me es imposible moverlos de sitio; la ropa debe quedarse en su sitio, apenas tengo espacio y la colocación es tan estratégica que no me atrevo ni a imaginarme descolocándola ;mi pelo se ha hecho intocable, a mi novio de pirra el pelo largo y no es plan de hacer tonterías; y dado que ya terminé mis estudios mis útiles de papelería son tan escasos que no merece la pena cambiarlos.

Por eso, hoy al despertarme lo primero que he hecho ha sido estrujarme el cerebro en busca de alguna "ceremonia" que consiguiera sacarme de mi precario estado anímico. Como puede verse, finalmente ha sido mi blog quien ha sufrido las consecuencias de mi bajón y aunque el resultado no es lo que yo esperaba, porque ni me ha levantado el ánimo ni me acaba de gustar tanta sobriedad, tendrá que quedarse así hasta que mi técnico particular tenga un día libre.


5 comentarios:

Alberto Alvarez-Perea dijo...

¡Pues empieza a desayunar aguacates, tontorrona! Yo lo hice hoy y ya viste el resultado, me transformé en Stevie Wonder.

Irene dijo...

Vaya, yo te iba a recomendar el chocolate extrafino con leche, almendras y pasas, pero si prefieres el aguacate... ;P.

Me parece una buena idea que le pidas a Alberto mi e-mail, eso sí, casi mejor que te de el de gmail, porque en hotmail tengo configurado el filtro de la bandeja de entrada de forma que sólo me llega correos de la gente a la que yo tengo agregada, así que no me va a llegar a menos que te agregue yo antes. Besitos.

ALBUERITA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ALBUERITA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ALBUERITA dijo...

y uno más