18 marzo 2006

MI FANTASMA


18segundos
Originally uploaded by yulzaka.
Cuando se estrenó en Madrid la exposición fotográfica "18 segundos" , elegí una de las fotos de la misma para ilustrar mi post. En ella una Gemma Cuervo, triste y abatida, era víctima del maltarato psicológico. Los motivos que me impulsaron a escoger esta imagen fueron diversos, pero sin duda el haber visto esa misma expresión tantas y tantas veces en el rostro de mi madre, me conmovió de tal forma que vi claro que esa era la foto tenía que presidir mis palabras. Hoy 4 meses después saco esta imagen del "baul de los recuerdos" por la misma razón por la que una vez lo hiciera.

Mis fantasmas...mis miedos...son muchos, tal vez demasiados, pero sin duda hay uno que podría escribirse en mayúsculas, hay uno que supone más que los demás, uno que en estos últimos meses ha hecho que mi vida siga un curso absolutamente impredecible; ese Miedo, ese Fantasma , es el resultado de los años en los que he presenciado en primera línea la imagen que una vez más acompaña mis palabras.

Cuando miro hacia atrás, no puedo quejarme. Fui una niña feliz, nunca me faltó de nada. Mi padre fue siempre un hombre severo y exigente, pero jamás me faltó su cariño; un cariño entedido a su manera, pero de eso me he dado cuenta con el tiempo. Siempre supe que mi hermana era su favorita, pero a cambio yo era el ojo derecho de mi madre, con lo que tampoco me supuso nunca ningún problema. Mi madre también fue severa, pero a cambio fue extremadamente afectuosa; mi hermana y yo siempre nos quejábamos de lo besucona que era; ahora echo de menos aquellos tiernos gestos...

Conforme pasaban los años y yo iba adquiriendo conciencia de las cosas que me rodeaban caí en la cuenta de que el matrimonio de mis madres era algo atípico; me costó lo suyo darme cuenta, pero es que si durante toda tu vida no ves ni un sólo gesto de cariño entre dos personas , acabas asumiendo que es la norma. Jamás les vi darse la mano, jamás se dieron un beso en mi presencia, ni siquiera en la mejilla, y las pocas veces que mi madre lograba agarrarse del brazo de mi padre, eso sí después de que él soltara por su boca unas cuantas "lindezas", la escena apenas duraba unos minutos.

Pero ahí no terminaba la cosa; mi madre, dejó a los 14 años el pueblo y se vino a trabajar a Madrid, por lo que es fácil deducir que su educación no fue tan extensa como le habría gustado; por su parte, mi padre, después de haber pasado su más tierna infancia en el seminario, estudió Económicas. La diferencias culturales eran más que evidentes, pero lo que podría haber sido un estímulo hacia la superación por parte de mi madre y un impulso para que mi padre compartiera sus conocimientos con ella, se convirtió en un motivo para que él se sintiera siempre superior y tratara a mi madre como una vulgar analfabeta; le tenía prohibido hablar en público y su opinión en temas que fueran más allá de qué se comería al día siguiente , no era tenida jamás en cuenta.

Sin embargo había muchos más problemas; cuando se casaron , mi padre la obligó a dejar de trabajar, de forma que él se encargaba de traer el dinero a casa y eso le confería un poder aún mayor del que ya tenía, sin olvidar que al ser él quien lo ganaba, era a él a quien le pertenecía; todo era suyo, mi madre no tenía nada, y desgraciadamente , a día de hoy sigue sin tener nada. Tampoco valoró nunca los "hobbies" de mi madre, ni las amistades de ésta. Él estaba por encima de todas esas cosas y ella era un cero a la izquierda que tenía estar agradecida porque él la mantuviera, porque la dejara vivir de la sopa boba.

Con el transcurso de los años, los defectos tienden a exacerbarse y como era de esperar los conflictos fueron en aumento. Las palabras cada vez se hacían más hirientes y el ambiente de mi casa más y más incómodo. Además de eso , mi madre dejó de ser esa chiquilla llena de sueños que hace 28 años le diera el "sí quiero" y con 52 años recién cumplidos y la moral por los suelos mira atrás y siente que ha malgastado su vida...

Mi Fantasma es cometer el mismo error que cometió ella; sé que no tiene por qué pasarme lo mismo, pero tengo pánico. Cualquier gesto, cualquier palabra que me recuerde lo más mínimo a lo vivido en casa me da pavor y últimamente me ha dado más de un quebradero de cabeza. Intento esforzarme en no ver a mi padre en la persona que tengo enfrente, pero de nada sirve, antes o después el Fantasma reaprece y ya no sé qué hacer...

2 comentarios:

Isa dijo...

Yo creo que precisamente por eso que has vivido no te pasará lo mismo, porque amarás con más fuerza y pedirás que te amen de la manera que deseas, no vas a permitir que nadie te anule ni decida por ti. Seguro que serás fuerte.
Me gusta tu blog, me dejas pasearme un rato por él?
un saludo
Isabel

toxcatl dijo...

Estoy de acuerdo con Isa; precisamente por que ya has visto lo que hay en el lado malo lo sabrás detectar a tiempo; eso sí, para pararlo y evitarlo a tiempo hace falta mucho coraje y muchos arrestos (y tu los tienes, escondidos, pero los tienes y saldrán cuando menos te lo esperes)


Mi caso es similar, solo que además como yo era quien ponía las cosas de manifiesto, afeaba conductas a mis padres (si ellos me lo hacian a mi, ¿por que no lo iba a hacer yo?), y en definitiva, quien hablaba, era objeto del peor trato por parte de mis padres y hermanos llegando a extremos que ya iré contando poco a poco en mi blog (aunque ya he contado lo que peor me hacia sentir...)